Enlace

Cuatro Torres

Porque nací con instinto suicida

tengo una constante voracidad de infinito

que me acerca a las estrellas

y a las vías del tren. Quizá, si fuera aviador,

no tendría que asomarme a las ventanas

en un intento infantil de arrimarme al horizonte.

No tendría que mirar al cielo

como ave con ala rota,

ni perseguir la sombra de los pájaros.

Abismado, solo intento sobrevivir

a este mundo interior que me aleja,

con eterno anhelo al mar

y una inolvidable melancolía por las montañas.

 

Allí, donde nacen…

Allí ,madre, necesito ir.

 

(atardecer, lavanda, colibrí)

 

– Siento perder la vida que me diste

buscando.

 

 

 
Anuncios

mi cabeza

Bangkok aeropuerto

mi cabeza

es una pecera

donde los peces giran y giran

y giran locos.

alguien los echó de comer                                        

alguien extraño

alguien

que siempre estuvo ahí –agazapado-.

 

( El otro día vi un gazapo / lo vi un instante que pasaba con el coche/ antes de salirme de la carretera/ y comprendí inmóvil/ el porqué alerta y frágil de esta palabra: como la vida. Es un algodón que huye/ entre pequeñas nubes de polvo.)

 

mi cabeza

tiene forma de casco de astronauta

que mira las estrellas

( Porque esa luz/ o cualquier luz/ puede ser una estrella que ya no existe por ejemplo)

que tiembla –como yo- y gira

y giran y giras alrededor

de la farola la polilla –apagada-.

las farolas, me refiero.

y el sol sale a ratos y esa luz

blanca como al nacer

nos ciega y la música en silencio y nosotros

obscenamente tristes seguimos

sin encontrar respuestas en la cocaína

y ya toca mirarnos

nuestras caras leprosas saliendo de la discoteca.

 

Como una fotografía

reloj_2

Como una fotografía vieja

en la que aparece un forzudo

con bigote y traje de tirantes

a rayas.

Así, como en una fotografía vieja

nos tiene cogidos sobre sus hombros

( a mis 3 hermanos y a mí )

como si fuéramos una pesa

de aquellas de 2 toneladas.

Sonriente. Sin esfuerzo

muestra su fuerza y su familia

en una playa de Peñíscola

con el castillo al fondo.

Lo tengo en una fotografía. Sí.

Es el mismo

que ahora se acerca por la calle

encogido y frágil, como de lado,

apoyado sobre su bastón

lentamente.

Sí. Es el mismo.

Lo tengo en una fotografía.

Era una mañana soleada.

 

 

Las hienas

estación fantasma

Las hienas son feas.

Las hienas tienen una risa voraz que pone nervioso a todo el mundo.

Las hienas tienen un color raro.

Las hienas, con sus mandíbulas, pueden partir huesos enormes.

Su cara

es como si solo tuviera boca -Solo devorar-.

Las hienas tienen chepa. Las patas

de atrás

más cortas que las de delante y corren como cojeando;

pero lo pueden hacer durante cientos de kilómetros

hasta

que su presa

agotada

se tiende en la tierra a dejarse morir.

Pero no la ahogan

como hacen los leones, los leopardos, los tigres. No.

Se la comen viva

en un festín sangriento entre risas y dentelladas

empezando -siempre-

por las partes más dolorosas:

                                  los ojos,

                                  los genitales,

                                  la nariz…

 

Las hienas

son feas.

 

Crueles.

 

Podemos decir, que son feas por dentro y por fuera.

Pero sin embargo

con traje

mira telescópica y rifle

solo hay uno que mata

por placer.

 

 

 

Ingredientes

Montejo setas

Ingredientes para seres afortunadamente atípicos:

 

2 Kg de sueños botánicos.


1 mapa de lugar donde dejo las cosas para no perderlas.


3´5 metros de cinta VHS con vídeos de gatitos.


2 trozos –aunque sean minúsculos – de la pared que vi en Barcelona con un grafiti que decía:

“ Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos”.

 

6 gotas -estas sí son minúsculas- de las que se desprenden al pelar
una mandarina con las manos.


1 montaña nevada.


2´3 litros de la primera nota -asonante- de la 9ª Sinfonía de Beethoven.


1 momento de palíndroma belleza
que podamos pasar –a nuestro gusto-
para delante
y para atrás
como el Cine Exin por ejemplo:

                                    La-ruta-natural

                                    Larutan-atur-al

 

1 botella de otoño.


2 botes de primavera
con Agua de Colonia barata
que huela como
cuando la lluvia huele a mar profundo o como
cuando la tierra huele a lluvia
o
cuando la lluvia tú y yo.
( Colonia
de lluvia barata
porque nuestro amor es barato como el de Pedro Casariego.)


4 setas rojas invisibles.


1 martillo de cristal y 100 clavos de piedra… Y cualquier cosa
-tus deseos, mis manos-
que no esté en esta lista y la veas en a través del agujer   o   en la caja de Saint-Exupéry.
Cualquier cosa que
digas

                                 o  pienses
              o  sientas
                                                     o  sueñes

 

siempre y cuando
sean imposibles.

 

 

Creo que fue Mafalda

niños

Creo que fue Mafalda quien dijo: “ No crezcas. Es una trampa”. Si no me tomaran por un loco y sirviera para algo, se lo diría así a las claras a esos niños que ahora juegan a tirarse por el espigón del puerto una y otra vez. Les diría, por ejemplo, guarda tu alma en el frigorífico y congela este momento para siempre. Una y otra vez, es un juego parecido a “ a ver quién llega más lejos” : corren, gritan, saltan, vuelan y se zambullen en el agua sin más preocupaciones que jugar… Les diría ( creo que fue Baudelaire, aunque también podría haber sido Mafalda quien dijo: “la belleza es lo eterno que hay en lo efímero” ) lo afortunados que son siendo niños jugando con la belleza; siendo parte de ella… Solo espero, que años más tarde, no sean conscientes de esta pérdida porque sino -irremediablemente- se pasarán la vida buscándola como cualquier poeta.

 

Furiosos y heridos

palagrafia barco

Furiosos y heridos nadie

espera el amargo hablar

del silencio cicatrizado.

La negación ( untold )

que ningún viaje borra.

Nunca

se atrevió a decírselo nunca

miró hacia adentro.

Fue

un combate a muerte

entre él y él mismo.

-Se devastaron el corazón-

Y ahora, delirando ayeres

busca

su otro yo.

 

Podría decir

tarta chocolate

Podría decir: “Las sombras

se angostan en el mar de luna.

Ausencias vacían mi corazón helado.

Esquinas, rumores, alas

de mariposa se esconden

en el trasluz profundo…” Pero NO.

El problema de los poetas

es ese:  

            Que se ponen poéticos

pastosos, insoportables…

con el ego tan grande al que solo

cabe poner un gran lazo rojo.

Yo poético, le llaman    –dos “perlas nacaradas” caen por mis mejillas de la risa –

007, 008, 00 N con licencia poética

para matar de aburrimiento al público.

Público que

normalmente es su padre, madre, hijo, hijas

novio, novia, amigo, amigas… Este sufrimiento

es compartido por ellos

como una enfermedad. Lo sé.

(  Y lo siento. Gracias por aguantarme. Yo me incluyo )

Creo que fue el poeta Manuel Scroza

quien dijo que no hay malos poemas porque

tal vez, en algún lugar, alguien

encuentre el sentido

que tú no supiste decir.

Por eso, pido perdón a los poetísimos

si en algún momento se sintieron ofendidos

con este amontonamiento de letras

en vertical.

Pero si hay que elegir,  prefiero

los limones de Montale o la violeta silvestre de Basho.

Prefiero –repito- la sencillez en las palabras

como si te leyeran al oído y tú

en algún lugar, encuentres en ellas

el sentido que no supe decir:

            Las montañas y las tartas de chocolate

            me saben a ti.

 

 

 

el cabello amarillo tú

palagrafia tobogán

el cabello amarillo tú

tan lejos duna

o montaña distancia y yo

escarabajo verde azul

al sol -boca abajo-.             ( Nota: pensar más tarde si hay                              alguna relación entre nombre y posición:                                cara-abajo)

quiero decir,

si por lo menos tuviera

valor

1 minuto, 1 cigarro, 10 años más olvidaría

el corazón toc toc toc en la arena

que estalla y la boca ata,

y ya

no me miraras como a un niño.

entonces viento.

viento entre tus dedos entre

tus anillos

                   tus muslos…no.

no, no.

tus muslos no.

porque la presión y la sangre y

todas esas cosas que muerden

y me hacen tan igual

a ellos, a esos, lejos

susurran canciones auricular

en francés lobo.

no…

yo me acercaría

apartando la arena hasta

 ( ¿cuanto tiempo pasa

 entre

piedra y grano? )

te deslices

como en un tobogán.