Enlace

Cuatro Torres

Porque nací con instinto suicida

tengo una constante voracidad de infinito

que me acerca a las estrellas

y a las vías del tren. Quizá, si fuera aviador,

no tendría que asomarme a las ventanas

en un intento infantil de arrimarme al horizonte.

No tendría que mirar al cielo

como ave con ala rota,

ni perseguir la sombra de los pájaros.

Abismado, solo intento sobrevivir

a este mundo interior que me aleja,

con eterno anhelo al mar

y una inolvidable melancolía por las montañas.

 

Allí, donde nacen…

Allí ,madre, necesito ir.

 

(atardecer, lavanda, colibrí)

 

– Siento perder la vida que me diste

buscando.

 

 

 

Imagino que te has ido

Imagino que te has ido. Y que me he despedido de ti en el aeropuerto. Y  he visto como tu avión se iba lejos hasta convertirse en un punto, un pájaro, una estrella, no sé. Tu hermana me cogía de la mano ( allí también estaba tu familia) y decía “será feliz”. Y así, juntas, imaginamos durante años como ibas dando la vuelta al mundo. Y nos sorprendías en cualquier momento tocándonos en la espalda ( porque en el mundo círculo infinito todo empieza círculo infinito en el mismo sitio) diciendo “ya estoy aquí, ya estás aquí”.