Podría decir

tarta chocolate

Podría decir: “Las sombras

se angostan en el mar de luna.

Ausencias vacían mi corazón helado.

Esquinas, rumores, alas

de mariposa se esconden

en el trasluz profundo…” Pero NO.

El problema de los poetas

es ese:  

            Que se ponen poéticos

pastosos, insoportables…

con el ego tan grande al que solo

cabe poner un gran lazo rojo.

Yo poético, le llaman    –dos “perlas nacaradas” caen por mis mejillas de la risa –

007, 008, 00 N con licencia poética

para matar de aburrimiento al público.

Público que

normalmente es su padre, madre, hijo, hijas

novio, novia, amigo, amigas… Este sufrimiento

es compartido por ellos

como una enfermedad. Lo sé.

(  Y lo siento. Gracias por aguantarme. Yo me incluyo )

Creo que fue el poeta Manuel Scroza

quien dijo que no hay malos poemas porque

tal vez, en algún lugar, alguien

encuentre el sentido

que tú no supiste decir.

Por eso, pido perdón a los poetísimos

si en algún momento se sintieron ofendidos

con este amontonamiento de letras

en vertical.

Pero si hay que elegir,  prefiero

los limones de Montale o la violeta silvestre de Basho.

Prefiero –repito- la sencillez en las palabras

como si te leyeran al oído y tú

en algún lugar, encuentres en ellas

el sentido que no supe decir:

            Las montañas y las tartas de chocolate

            me saben a ti.

 

 

 

Anuncios

o

huellas

     

                                      o
                                         p
                                  t        
                                        tiem
                              vien

                                      del

                    na

                                  re

                 a

                                    la

         en

                                ellas

   hu

                             mos

 Fui

Después de la lluvia

palagrafia tronco seco

Después de la lluvia deshojaba flores a latigazos mientras gritaba : “Todos hemos sido bellos alguna vez”.                               en el pueblo. La llamaban la loca del granado.                 se había vuelto                                       sus hijos al extranjero                          y se quedó sola con el granado.                           plantado su marido                                           la mina                         no volver. La había dejado sola con el árbol y tres hijos.           trabajar duro                                        ; y                              años no                        tiempo                            cambiaba con las estaciones.                día              se fue      último       hijos, ventiló                          ,        las camas               , la comida                y cuando terminó,           ventanas lentamente y se sentó apoyando sus manos                        una sobre otra. Y lo miró y lo miró y lo miró. Y estaba igual que                                                                                                    . Desde entonces, todos los atardeceres, dicen, que se quedaba mirándolo. Miraba como                           ramas peladas en invierno,             en verano, con flores…  Flores                  convertían en frutos;         preñados de semillas,  frutos como bolas                                  árbol de Navidad. En Navidad                 más           árbol. Un día      diciembre lluvioso, vio           caía una granada. Esa             tarde fue         soleada y bella; pero la anciana             no            árbol, miró la granada     yacía sobre            , rota, reventada por sus semillas, abandonada el suelo. Pudriéndose. Entonces,                  , y cogió el látigo.

 

                                                                            Versión completa en “Comentarios”

Entre hojarasca

palagrafia poblado

Entre hojarasca luz la

pace

y caballito esperando

el al descalzo

niño.

Grotesco, un sonríe enano

deforme.

Y de pelea pelícano el

hace gallo.

– Aquí está la línea blanca

de lavadoras-  dice Jere

y ríese y ríese

por radial una cortada.

Sucia, nómada, caótica

mi alma gitana

como poblado.