Como una fotografía

reloj_2

Como una fotografía vieja

en la que aparece un forzudo

con bigote y traje de tirantes

a rayas.

Así, como en una fotografía vieja

nos tiene cogidos sobre sus hombros

( a mis 3 hermanos y a mí )

como si fuéramos una pesa

de aquellas de 2 toneladas.

Sonriente. Sin esfuerzo

muestra su fuerza y su familia

en una playa de Peñíscola

con el castillo al fondo.

Lo tengo en una fotografía. Sí.

Es el mismo

que ahora se acerca por la calle

encogido y frágil, como de lado,

apoyado sobre su bastón

lentamente.

Sí. Es el mismo.

Lo tengo en una fotografía.

Era una mañana soleada.

 

 

Podría decir

tarta chocolate

Podría decir: “Las sombras

se angostan en el mar de luna.

Ausencias vacían mi corazón helado.

Esquinas, rumores, alas

de mariposa se esconden

en el trasluz profundo…” Pero NO.

El problema de los poetas

es ese:  

            Que se ponen poéticos

pastosos, insoportables…

con el ego tan grande al que solo

cabe poner un gran lazo rojo.

Yo poético, le llaman    –dos “perlas nacaradas” caen por mis mejillas de la risa –

007, 008, 00 N con licencia poética

para matar de aburrimiento al público.

Público que

normalmente es su padre, madre, hijo, hijas

novio, novia, amigo, amigas… Este sufrimiento

es compartido por ellos

como una enfermedad. Lo sé.

(  Y lo siento. Gracias por aguantarme. Yo me incluyo )

Creo que fue el poeta Manuel Scroza

quien dijo que no hay malos poemas porque

tal vez, en algún lugar, alguien

encuentre el sentido

que tú no supiste decir.

Por eso, pido perdón a los poetísimos

si en algún momento se sintieron ofendidos

con este amontonamiento de letras

en vertical.

Pero si hay que elegir,  prefiero

los limones de Montale o la violeta silvestre de Basho.

Prefiero –repito- la sencillez en las palabras

como si te leyeran al oído y tú

en algún lugar, encuentres en ellas

el sentido que no supe decir:

            Las montañas y las tartas de chocolate

            me saben a ti.

 

 

 

el cabello amarillo tú

palagrafia tobogán

el cabello amarillo tú

tan lejos duna

o montaña distancia y yo

escarabajo verde azul

al sol -boca abajo-.             ( Nota: pensar más tarde si hay                              alguna relación entre nombre y posición:                                cara-abajo)

quiero decir,

si por lo menos tuviera

valor

1 minuto, 1 cigarro, 10 años más olvidaría

el corazón toc toc toc en la arena

que estalla y la boca ata,

y ya

no me miraras como a un niño.

entonces viento.

viento entre tus dedos entre

tus anillos

                   tus muslos…no.

no, no.

tus muslos no.

porque la presión y la sangre y

todas esas cosas que muerden

y me hacen tan igual

a ellos, a esos, lejos

susurran canciones auricular

en francés lobo.

no…

yo me acercaría

apartando la arena hasta

 ( ¿cuanto tiempo pasa

 entre

piedra y grano? )

te deslices

como en un tobogán.

 

o

huellas

     

                                      o
                                         p
                                  t        
                                        tiem
                              vien

                                      del

                    na

                                  re

                 a

                                    la

         en

                                ellas

   hu

                             mos

 Fui