mi cabeza

Bangkok aeropuerto

mi cabeza

es una pecera

donde los peces giran y giran

y giran locos.

alguien los echó de comer                                        

alguien extraño

alguien

que siempre estuvo ahí –agazapado-.

 

( El otro día vi un gazapo / lo vi un instante que pasaba con el coche/ antes de salirme de la carretera/ y comprendí inmóvil/ el porqué alerta y frágil de esta palabra: como la vida. Es un algodón que huye/ entre pequeñas nubes de polvo.)

 

mi cabeza

tiene forma de casco de astronauta

que mira las estrellas

( Porque esa luz/ o cualquier luz/ puede ser una estrella que ya no existe por ejemplo)

que tiembla –como yo- y gira

y giran y giras alrededor

de la farola la polilla –apagada-.

las farolas, me refiero.

y el sol sale a ratos y esa luz

blanca como al nacer

nos ciega y la música en silencio y nosotros

obscenamente tristes seguimos

sin encontrar respuestas en la cocaína

y ya toca mirarnos

nuestras caras leprosas saliendo de la discoteca.

 

Anuncios

Furiosos y heridos

palagrafia barco

Furiosos y heridos nadie

espera el amargo hablar

del silencio cicatrizado.

La negación ( untold )

que ningún viaje borra.

Nunca

se atrevió a decírselo nunca

miró hacia adentro.

Fue

un combate a muerte

entre él y él mismo.

-Se devastaron el corazón-

Y ahora, delirando ayeres

busca

su otro yo.

 

Todas las mañanas

escaleras-reja

Todas las mañanas, a las 11 aproximadamente, viene un gorrión a mi ventana y canta. Y canta como haciendo de ruiseñor o canario. Canta torpemente. Claro, los gorriones no están hechos para cantar; los gorriones están hechos para posarse en las alambradas de espino o para acompañar a los ancianos en la espera comiendo migas. Debería salir a la calle; abrir la puerta, bajar por las escaleras-reja y dar un largo paseo hasta el parque; rozar con la palma de la mano algún arbusto ( o a alguien que pase ) y sentarme al sol en un banco cerca de su rama y preguntarle por qué ¿Por qué a mi ventana? ¿Por qué canta? Por qué de entre los cientos de ventanas-ojos de esta ciudad ha tenido que mirar los míos tristes. Por qué ( no sé ). Pero no salí. Me oculté ( como siempre ) en la terraza y le esperé quieto. Ávido como una planta que espera agua a las 11 de la mañana. Desmigajado por algo que ya no recuerdo. Le esperé. Y vino, y se posó y cantó torpemente un minuto veinte minutos( no sé ) como cada mañana; pero, justo, antes de irse, vi ( bueno, intuí: aquí todos los pisos están muy pegados) dónde miraba: La terraza junto a la mía ( ¿o es la mía ?) hay una pajarera llena de ruiseñores o canarios ( no sé ). En silencio.

 

Después de la lluvia

palagrafia tronco seco

Después de la lluvia deshojaba flores a latigazos mientras gritaba : “Todos hemos sido bellos alguna vez”.                               en el pueblo. La llamaban la loca del granado.                 se había vuelto                                       sus hijos al extranjero                          y se quedó sola con el granado.                           plantado su marido                                           la mina                         no volver. La había dejado sola con el árbol y tres hijos.           trabajar duro                                        ; y                              años no                        tiempo                            cambiaba con las estaciones.                día              se fue      último       hijos, ventiló                          ,        las camas               , la comida                y cuando terminó,           ventanas lentamente y se sentó apoyando sus manos                        una sobre otra. Y lo miró y lo miró y lo miró. Y estaba igual que                                                                                                    . Desde entonces, todos los atardeceres, dicen, que se quedaba mirándolo. Miraba como                           ramas peladas en invierno,             en verano, con flores…  Flores                  convertían en frutos;         preñados de semillas,  frutos como bolas                                  árbol de Navidad. En Navidad                 más           árbol. Un día      diciembre lluvioso, vio           caía una granada. Esa             tarde fue         soleada y bella; pero la anciana             no            árbol, miró la granada     yacía sobre            , rota, reventada por sus semillas, abandonada el suelo. Pudriéndose. Entonces,                  , y cogió el látigo.

 

                                                                            Versión completa en “Comentarios”

No me dijiste no

palagrafia banco

No me dijiste no

y lo siento.

-lo siento-

Tú confiabas en mí y yo

era un imbécil

cuando extendí la mano

y te provoqué

“¿ no quieres o no te atreves?

amigo”

y me sonreíste

y me sonríes            (ahora sin dientes)

yonqui

me pides cuando paso por el barrio

“Lolo, quédate un rato

en el banco

y hablamos como antes”

y yo te contesto:

” No,

lo siento  -lo siento lo siento-

tengo prisa.”

La Virgen

palagrafia caja

La Virgen

se convirtió en Dama de Corazones.

( a las 8 y 20 )

¡Qué le corten la cabeza!

El café

se derramó ( cayó en cascada hacia el techo).

                                                   Luego

                                             vino

                                    la vela

                     consumiéndose

           hacia

 ortned

.

Y las estampas que compuse

a modo de santuario: los libros

los folios, los discos, las fotos

desaparecieron

se desparramaron las excusas

y allí estaba

la caja que nunca me atreví abrir

y desde la que se monta

en espiral

toda la pira de mis recuerdos.

dore mi sol

palagrafía músico

dore mi sol así las olas y la

espuma que en tu cuerpo canta, canta

 

Mientras le escuchaba recordé estos versos de Ángel González. Quizá era por aquella forma de coger el contrabajo como bailando un tango con su mujer de toda la vida. Elegante. Tierno y elegante. Ya sabe dónde va ir el siguiente paso, la siguiente nota de su otro yo en una danza armónica; como el barco y la mar. No, es más hondo. Sé que es más hondo. Es como el pez y la mar. Entre las branquias y las entrañas…

 

 DO RE MI SOL LA SI LA SOL LA SI LA