¡¡Gracias!!

El Violín entrada

Hace varias semanas inauguramos la segunda exposición de Palagrafías en el Café El Violín, en la localidad madrileña de Getafe. Una vez más familiares, amigos  y más de un seguidor incondicional -según ellos mismos nos dijeron (¡gracias!)–nos acompañaron en ese día tan especial para nosotros superando nuestras expectativas.

En esta ocasión, volvimos a repetir la experiencia de preparar un pequeño recital en el que  Manuel leyó algunos de los relatos que acompañan a las fotografías de Noelia.

Y de nuevo la música también formó parte de ese día tan especial gracias al grupo Perros Flacos, que interpretó algunas versiones de Extremoduro y Fito & Fitipaldis arrancando los aplausos (muy merecidos) de todos los que allí estábamos.

El Violín_Noelia         El Violín_Manuel

El Violín_sala

El Violín_perros

Ese día más de uno os animasteis a llevaos a casa alguna de nuestras Palagrafías, tanto de las que estaban colgadas en las paredes de la exposición (prometemos que os las haremos llegar en breve), como las reproducciones en formato postal que pusimos a la venta . Así que una vez más, gracias, gracias y mil gracias.

El Violín_sala

Esperamos repetir de nuevo la experiencia, siempre tan gratificante, y veros a todos muy pronto.

Mientras tanto, podéis seguir disfrutando de este blog y de la exposición que permanecerá unos días más en el Café El Violín.

 

Anuncios

dore mi sol

palagrafía músico

dore mi sol así las olas y la

espuma que en tu cuerpo canta, canta

 

Mientras le escuchaba recordé estos versos de Ángel González. Quizá era por aquella forma de coger el contrabajo como bailando un tango con su mujer de toda la vida. Elegante. Tierno y elegante. Ya sabe dónde va ir el siguiente paso, la siguiente nota de su otro yo en una danza armónica; como el barco y la mar. No, es más hondo. Sé que es más hondo. Es como el pez y la mar. Entre las branquias y las entrañas…

 

 DO RE MI SOL LA SI LA SOL LA SI LA 

 

Recordad el número

“Recordad el número…”  Julius Fucik era un apasionado de la antigua Roma, y en honor a aquella época compuso una marcha.  La llamó La entrada de los gladiadores. “… de la taquilla…”. No imaginó que años más tarde su melodía se haría mundialmente famosa porque los payasos “…dónde dejáis vuestra ropa…” la utilizaron para anunciar su entrada en el circo. Pienso en este hombre componiéndola e imaginando la entrada de los valerosos gladiadores en el circo de Roma un momento antes de morir por el espectáculo “…así cuando salgáis…”.  Supongo que al músico no le hubiera importado, incluso le divertiría la trasformación de sus gladiadores en payasos de circo “…de las duchas…”. Pero lo que nunca se imaginó fue que años más tarde también la utilizaron  “… no tendréis problema para encontrarla” los nazis para silenciar la entrada de los judíos en las cámaras de gas.