Apareció

         Apareció de entre la gente en un contraluz imperfecto. Estaba atardeciendo. El compás de sus pasos se mezclaba con el nessun dorma que salía desde alguna ventana abierta –con cortinas rojas–. Pasó al lado de él con la indiferencia de quien se sabe observada, dejando un aire tibio a su paso. Leve como aleteo. Ella, olía a primavera. Él respiró hondo. “Ciao” dijo  con tono de adiós.”Ciao” contestó ella sin girar la cabeza.

 

Anuncios

El hombre de hojalata

El hombre de hojalata

y la mujer

de hojalata

se abrazaron < clonk como de campana >

al encontrarse.

            – Cuánto tiempo. Cómo me alegro

            de verte

            – Yo también.

Y aunque quisieron decirse:

“ te he echado tanto de menos ”

sabían que esto

era Oz

y ellos vacíos.